Lugar:

Calle Calatrava, Málaga

Arquitectos :

María G. Ferro + Jacobo Domínguez Ojea + Jordi Castro Andrade

Estructura:

Mecanismo

Arquitecto Técnico:

Joaquin Ortiz de Villajos

Constructora:

Tragsa

Fecha:

Abril, 2008

Sobre el proyecto

  • Primer Premio Concurso de Ideas
  • Premio COA Málaga mejor obra pública 2008/09
  • Premio COA Málaga mejor obra novel 2008/09

Ante una parcela ubicada en uno de esos lugares comunes para muchos de nosotros, en pleno barrio del desarrollismo de los años 60, donde como decía Camus es “necesario mirar al cielo para saber en qué estación estamos, porque no hay palomas, árboles o jardines que nos los indiquen”, nuestra labor se centra en revertir esa situación.

Una parcela rodeada de edificio de diez plantas, otros de tres y algunos vestigios rurales mal digeridos por la ciudad, en donde la relación entre el espacio construido y el espacio libre es claramente deficitaria, con lo que todos nuestros esfuerzos van en la línea de liberar la mayor cantidad de espacio posible para la ciudadanía, en sintonía con esa idea de que estamos aquí para compartir.

De esta manera, logramos liberar la mitad de la parcela y convertirlo en espacio verde público para el barrio, dando un árbol al lado del cual leer, sobre el que estudiar pero también un pequeño jardín para disfrute de los vecinos sin necesidad de que estén usando la biblioteca, convirtiendo así en usuarios del edificio, tanto a los que se encuentran en su interior como aquellos ciudadanos que pasean o reposan en su exterior.

La biblioteca, toda orientada a norte, obteniendo así una la mejor orientación lumínica por su homogeneidad, posee en el nivel más bajo, en continuidad con el césped y los árboles, el área de entrada y recepción, que acompaña a las zonas dedicadas a una lectura más relajada como es la hemeroteca, y la zona de préstamo y consulta de libros. Volcadas al interior, con iluminación y ventilación hacia la calle Lucientes, se encuentra el área administrativa. La sala infantil se localiza en la zona más protegida de la biblioteca y se vuelca a un pequeño patio de proporciones más apropiadas para los niños.

En la planta superior, de una altura libre de cuatro metros, se sitúan las áreas más dedicadas a la lectura como estudio. Esta planta se fragmenta en tres zonas, de modo que cada una de ellas otorga un ambiente distinto al usuario, desde la sala de lectura general, hasta una sala de estudio más oscura e íntima o una zona de audiovisuales de mayor bullicio, todas ellas fragmentadas y unidas por unos conectores, ofreciendo la posibilidad también de pequeños rincones donde esconderse a leer un libro, bien en los miradores situados en torno al patio o en sofás en los conectores, mirando a los árboles.