Cliente:

Deputación de Pontevedra

Arquitectos:

María G. Ferro

Jordi Castro

Joana Covelo

Iago Fernández

Fecha:

Agosto, 2015

Memoria:
  • Finalista en Concurso de Ideas

Proyectar un centro cultural constituye fundamentalmente un reto de carácter social donde el proyecto arquitectónico y el de regeneración urbana van de la mano.

Los habitantes de Moraña, a diferencia de lo que ocurre en grandes ciudades, tienen la suerte de conocersre todavía entre ellos. Socialmente se bastan a sí mismos y crean lo que podríamos llamar una comunidad. Con un tejido asociativo en el que se registran 35 grupos de diferentes tipos, la necesidad pasa por crear un ambiente físico en el que poder relacionarse de un modo concreto como tal.

Seguramente podamos afirmar que el antiguo mercado de abastos funcionase como lugar de encuentro entre vecinos y que junto a la carballeira y otros servicios conformaban lo que podríamos llamar ‘el centro’ de Moraña.

Se trata, por tanto, de recuperar una pieza clave en el entorno urbano de Moraña que pueda ayudar no sólo a que diferentes grupos desarrollen sus actividades si no a potenciar la actividad, el uso y el disfrute del centro de Moraña.

FUNCIONAMIENTO
Todo el programa del centro cultural gira en torno al patio, un espacio protagonista donde se ubica el lugar de reunión de la tercera edad. Espacialmente se resuelve como un claustro cubierto donde dos de sus tres lados son permeables y permiten entender todo el espacio de entrada y patio como zona de uso de la tercera edad. Además de una especial atención a la luz, para recrear la espacialidad del patio, la vegetación tenía que estar presente, materializándose con un naranjo de edad adulta, que acompañe a lo largo del año a los distintos ocupantes del centro