Cliente:

Hoteles Hesperia

Lugar:

Ourense

Arquitectos:

María G. Ferro + Jordi Castro

Sobre el proyecto

La solución adoptada nace de la separación-yuxtaposición de los distintos usos, de modo que se pueda generar en el observador la identificación de las partes permaneciendo estable su pertenencia al conjunto.

Así, se produce una fragmentación del edificio hotelero respecto al residencial que se evidencia en una grieta vertical vidriada correspondiente con la zona de  comunicaciones vertical del hotel. Esta bisagra permite la diferenciación externa de los usos, que se materializan, en el caso de las habitaciones del hotel en una pieza prismática de hormigón armado visto, que se presenta como elemento sustentante  apoyado sobre un zócalo de vidrio correspondiente con la zonas comunes que recoge la forma inicial semicircular, estableciendo un juego torre- zócalo que enfatice su posición de testero hacia una plaza.

La fachada de este frente, orientada a sur, y con el ánimo de un mejor control lumínico, se ejecuta con unas lamas de madera a modo de brise-soleil, que además sirve para profundizar en el efecto objeto alejándolo de las referencias propias de las unidades habitacionales.